“Somos lo que comemos” no es solo un dicho popular, cobra real importancia al ver como nuestro cuerpo cambia su aspecto según nuestros hábitos alimenticios.  Se cometen errores a la hora de distribuir horarios de comida y seleccionar los alimentos más saludables. El término saludable, además, muchas veces se emplea de forma errónea en opciones poco nutritivas (algunos productos light, por ejemplo) o como estrategia de marketing.

La consulta nutricional es útil para corregir estos errores comunes  y sirve como guía para cambiar hábitos y lograr tener un cuerpo saludable.

Mediante una evaluación antropométrica se determina el estado nutricional del paciente y según este resultado se calculan los requerimientos calóricos diarios de cada persona, tomando en cuenta la actividad física que se realiza. Con esta información se procede a la realización de una intervención nutricional, en la cual se establecen horarios y porciones de comida, se aprende a leer el etiquetado nutricional  de alimentos procesados y se puede optar a la guía para suplementación alimentaria.

En caso de que algún paciente sufra de alguna patología,  se ajustará la intervención nutricional a sus requerimientos.

La evaluación antropométrica se trata de mediciones que se realizan en el cuerpo para determinar la cantidad de masa grasa y musculo esquelético y obtener un diagnostico nutricional más certero.

Las mediciones que se realizarán son: Pliegues cutáneos, perímetros de cintura y braquial, talla, peso con estimación de IMC (índice de masa muscular), etc.

Nuestros objetivos son:

    • Contribuir a mejorar la condición física y calidad de vida
    • Educar y fomentar  hábitos alimenticios saludables
    • Guiar a los pacientes para lograr un peso y una composición corporal adecuada.
    • Educar respecto a la complementación de hábitos alimenticios saludables con la actividad física

Nutrición deportiva

El principal componente para un entrenamiento y rendimiento deportivo satisfactorio es la ingesta calórica adecuada que permita sostener el gasto energético, mantener la fuerza, la resistencia, la masa muscular y la salud global.

Cada persona tendrá un requerimiento calórico diferente, dependiendo de su composición corporal, el tipo de deporte que practique, la duración de este y los objetivos que quiera lograr. A demás el tipo de nutriente a consumir pre y post entrenamiento también va a variar y el uso o no de suplementos alimenticios deportivos, que habitualmente están siendo mal utilizados por falta de asesoramiento o poca información.